Comentarios sobre “L’alfabetu cántabru”

by @morecar89

Estos días estoy siguiendo por encima lo que van poniendo del curso de cántabro, más para ver el despropósito que porque quiera aprender nada, es simplemente una lengua diferente al pasiego de mis ancestros, como es el asturiano o el gallego.  Cómo me han bloqueado en los comentarios (o no, quién sabe), voy a poner aquí lo que dice un post sobre el abecedario del cántabru, que es que lo he leído y no sabía si reír o llorar.

Esto está sacado literalmente:

El alfabeto.

El alfabeto cántabro que se utiliza hoy en día de forma mayoritaria, es igual que el castellano. Hay algunas diferencias en la pronunciación de las vocales. Existen en determinadas zonas vocales de articulación mixta como la A cerrada, próxima a E, o diversos cierres de U, fenómenos éstos propios del dialecto oriental. La jota se pronuncia en diversos grados de aspiración, según las zonas, aunque este fenómeno es más acentuado en el occidente. De todas formas, hay que tener presente que la jota aspirada no es diferente para sus hablantes de la jota, por lo que quizá no sean necesarias representaciones del estilo de “jh”. Sencillamente, cada cual la pronuncia a su manera. La equis se pronuncia como “s”, no como “k+s”, pero la escribiríamos en palabras como sexu y sus derivados, para diferenciarla de sesu.

Extraído de “[T.1] Lección 5 – El alfabeto” en el blog del Proyeutu Depriendi, a 22 de octubre de 2014.

Vamos por partes, que detrás de tanta floritura hay mucha carne que cortar:

El alfabeto cántabro que se utiliza hoy en día de forma mayoritaria, es igual que el castellano

Nos ha jodido… Tan igual tan igual que es el mismo alfabeto, mismos grafemas exactamente y mismas normas de uso. Vamos a ver variedades del asturleonés:

  1. Asturiano: usan una modificación de la grafía castellana con los grafemas ⟨ḥ⟩ y ⟨ḷḷ⟩ (y sus mayúsculas). 
  2. Leonés: no creo que se diferencia mucho del sistema gráfico de los asturianos, diría que es exactamente igual, aunque la ALlA en León ni pinche ni corte.
  3. Extremeño: dentro de la poca información que hay, diría que usan la grafía castellana adaptando el uso del grafema ⟨h⟩ (y mayúscula) a los usos locales, y evitando su uso en posiciones etimológicas. Además, siendo que creo que no son betacistas, usan b/v de acuerdo a su distribución, y creo que lo mismo con las sibilantes. Esto se corresponde más o menos con el uso del castellano medieval. 

Cuando digo que este sistema gráfico es castellano ¿qué otro sistemas gráficos hay en la península? A bote pronto: el catalán, el occitano y el portugués.

Así, que se puede decir lo que se quiera, pero la realidad es que en Cantabria usamos la grafía castellana a pelo, siguiendo las normas de la RAE, y no por no tener necesidad de adaptarla, que a esto voy ahora.

Hay algunas diferencias en la pronunciación de las vocales.

A veces pienso esperanzado que no consideran el pasiego como un habla cántabra y nos van a dejar en paz, pero después vuelvo a la realidad.

Algunas diferencias se refiere, por desconocimiento, o por omisión intencionada, a que el dialecto más conservador en el plano fonológico (el pasiego) tienen un sistema vocálico diferente, no un poco diferente, distinto. Existen más bibliografía sobre este aspecto del sistema fonológico pasiego que sobre cualquier otro aspecto de la dialectología de Cantabria (léxico, prosodia, sintaxis, sociolingüística, you name it).

Existen en determinadas zonas vocales de articulación mixta como la A cerrada, próxima a E, o diversos cierres de U, fenómenos éstos propios del dialecto oriental.

Articulación mixta, estoy en shock. Para usar la palabra mixta primero habrá que saber lo que quería decir Penny con ella, que al fin y al cabo fue quien la popularizó en nuestro entorno. “mixta“, cuando hablamos de punto de articulación de una vocal, significa central.  La /a/, hasta donde yo sé, es una vocal mixta en la mayoría de las lenguas de nuestro entorno (gallego, portugués, castellano, euskera, aragonés, catalán y, por supuesto, asturleonés). Decir que /a/ es mixta es como no decir nada.

La “A cerrada, próxima a E” no sé si se refiere [ɜ], que es la articulación habitualmente asignada al fonema /a/ cuando es núcleo silábico de sílaba final de grupo clítico, o si se refiere a /ɐ/, que es el fonema que aparece en la morfología nominal pasiega en sustantivos masculinos acabados en el fonema /ʉ/, mediante muy bien estudiados procesos de armonía. En pasiego son fonemas diferentes, como para otras modalidades son los pares [e, a], [o, e], pues para el pasiego [a, ɐ] [1].

Diversos cierres de U

Supongo que se refiera a que en diferentes dialectos orientales, el fonema /u/, que es morfema de neutro de materia y masculino plural, por proceder del fonema común asturleonés /o/ tiende a abrirse un poco, y en vez de realizarse [u], se realiza como [u̞] (u abierta), o incluso como [o̝] (o muy cerrada). En cualquier caso son claramente realizaciones de /u/, y es normal que existan ligeras variaciones entre hablantes. Podría referirse también a que, por la influencia del castellano,  cada vez es más normal escuchar en estas posiciones el realizaciones como [o], pero no creo que vaya a usar la castellanización para hacer parecer que nos parecemos en lo que no nos parecemos.

La jota se pronuncia en diversos grados de aspiración, según las zonas, aunque este fenómeno es más acentuado en el occidente.

Está bastante claro que cada persona pronuncia la jota diferente, no sé yo si aspirarán más o menos, pero seguro que la pronuncian ligeramente diferente, como cualquier otro fonema de su lengua. Sin embargo, si nos atenemos a considerar la aspiración como “glotalización”, pues no es cierto esto, existen amplios espacios en Cantabria en donde no existe el fonema glotal [h] más que cómo una variante desbucalizada de [x] (es decir, hay partes de Cantabria sin aspiración).

De todas formas, hay que tener presente que la jota aspirada no es diferente para sus hablantes de la jota, por lo que quizá no sean necesarias representaciones del estilo de “jh”.

Me encantan estas afirmaciones así, sin más, aunque viendo la profundidad de argumentos del párrafo…

  1. La bibliografía dice que la zona occidental de Cantabria no diferencia los resultados de f latina [h] de los del reajuste de sibilantes [x] y los ha unificado en [h].
  2. La bibliografía también dice que los hablantes de Campoo y Pas han realizado la misma reducción hacia [x] (la velar, la malvada “jota castellana”).

Esto es lo que dice la bibliografía. Ahora, si uno va al terreno es fácil encontrar hablantes en Pas que conocen ambos fonemas, incluso es fácil que si les escuchas por suficiente tiempo y después haces un recuento de cuántas veces usan uno en posiciones de evolución de [f] latina, y cuántas veces usan el otro en posición de resultados del cambio de sibilantes, notes que diferencian [h] de [x] con grados de sistematicidad superiores al 70% (más 50% se considera que ya es sistemático). Comprobar esto fácilmente es súper sencillo, se va a un señor mayor pasiego que use ambos fonemas, y se le pregunta que qué es un “huegu” (fuego) y qué es un “xuegu” (juego), y verán lo que optienen, la mayoría abrumadora los va a diferenciar.

Siguiendo con esto, tenemos que la variedad más conservadora fonéticamente tiene este par mínimo y tenemos que los dialectos asturleoneses de nuestro entorno también lo tienen, pues por coherencia con esto de aquí abajo igual convendría tenerlo también:

  1. La totalidad de Cantabria es betacista, es decir, no diferencia b de v. No veo a esta gente diciendo que la v es una grafía que tal vez no sea necesaria, aunque es totalmente innecesaria.
  2. La enormísima mayoría de Cantabria es yesita, es decir, no diferencia y de ll. No veo a esta gente prononiendo que la ll es una grafía que tal vez no sea necesaria.

La equis se pronuncia como “s”, no como “k+s”, pero la escribiríamos en palabras como sexu y sus derivados, para diferenciarla de sesu.

¡Olé! ¡Mantengamos una letra extra que no se diferencia para nada de /s/ en la pronunciación sólo por vergüenza de escribir como realmente se dice! ¡Bravo! (brabo!).  Igual habría que echar un ojo a cómo son los resultados de la reducción de grupos de consonantes, que tal vez nos llevemos una sorpresa y nos encontremos con cronemas que no esperamos. Esto último lo digo de oído, que está muy bien apuntar qué palabrus dice el señoruco de turno, pero igual de vez en cuando toca analizar cómo lus dice.

Referencias:

  1. R.J. Penny. Vowel-harmony in the speech of the Montes de Pas (Santander). Orbis, XVIII: 148–166, 1969.